Algunas notas sobre Halloween

Sí, ya sé que acaba de pasar, pero me parece oportuno comentar algunos aspectos de esta fiesta.
Primero, hay mucho ir y venir sobre la celebración de Halloween. Algunos cristianos incluso están cambiando el nombre por HolyWins, para cambiar la concepción pagana de la tradición. Hablemos de lo que realmente significa.
Halloween es una contracción de All Hallows’ Evening o Allhalloween o All Hallows’ Eve, que significa Víspera de todos los Santos, dado que se celebra un día antes de la celebración cristina del Día de Todos los Santos, que a su vez se celebra un día antes que el Día de Difuntos.  Por esta razón, Halloween tiene de hecho una cognotación Cristiana.
Ahora, ese día, coincidencialmente, es el mismo de la celebración gala del Samhain, que es la que marca el final de la temporada de cosecha e inicio del invierno. Se dice que dicho festival tiene raíces Celtas paganas, donde se creía que el límite con el más allá era más sencillo de cruzar. Por eso, se creía que los espíritus vagaban esa noche, y los muertos volvían a sus casas buscando hospitalidad. La tradición hizo que la gente se vistiera representando a esos espíritus y pasaran de casa en casa. Es claro que esto es muy similar a la tradición norteamericana de vestirse como monstruos e ir de casa en casa pidiendo dulces.
Aclarado esto, tenemos que la víspera de todos los santos, Halloween, es una cosa, y la tradición celta es otra. Sin embargo el comercio ha hecho que sean sinónimos. Quedamos claros que no.
Segundo, el problema de que mucho cristiano esté en contra de tal celebración. Aquí hay mucha tela que cortar y depende de las creencias de cada uno. Tenemos la teoría de que la tradición ha cambiado mucho, y ya los disfraces de los niños son más de super héroes y personajes de películas, que monstruos o demonios. También que los niños no realizan el proceso basados en el paganismo sino en la aventura de disfrazarse y pedir dulces. Como ha ocurrido en otras ocasiones, el rito o tradición se ha “inoculado” y se ha vuelto inofensiva porque se ha cambiado su sentido original. De hecho, me parece, la iniciativa de HolyWins es similar, porque los niños se visten de ángeles y santos, justamente para desvirtuar el disfrazarse de monstruos.
Sin embargo, para otros el problema persiste, porque el “rito” se realiza sin importar que cosas accesorias como qué disfraz se usa, cambien. Sin embargo, todos son libres de hacer lo que piensen correcto en este aspecto.
Tercero, el mensaje que defiende la tradición de Halloween norteamericana en suelo tico haciendo mofa de quienes dicen que no es tradición tica. Este mensaje dice que acaso Navidad es guanacasteca. Aquí quisiera aclarar un par de puntos.
Una tradición es algo que inicia y se mantiene en un lugar o grupo de personas. Ante esto, lo siento, pero la tradición de Halloween NO ES TICA. Las mascaradas lo son. La Navidad no es una tradición, es una fecha y celebración, que tiene tradiciones MUY DIFERENTES alrededor del mundo. Un poquito de información ayudará: En USA, la navidad es sobre Santa Claus, un gordito llamado Kris Kringle que trae regalos por una chimenea y que vive en el polo norte. Esta tradición es una invención comercial que trae componentes de muchas otras tradiciones. El gordito rojo lo inventó la Coca Cola, Santa Claus viene de San Nicolás de Bari, obispo que daba regalos a escondidas a la gente necesitada. ¿Kris Kringle? Es el nombre que le dieron a Santa Claus es una película, y se deriva de “Christkindl” que es el que traía los regalos en navidad en Alemania y Austria,  que significa “Christ Child” o Niño Dios (¿les suena?). El Niño Dios es quien traía los regalos, justo como era en Costa Rica hace muchos años, junto con su tradición de crear pasitos o portales con las imágenes de la natividad. Luego, cuando comenzaron a llegar programas de televisión gringos y tarjetas gringas, conocimos a Santa Claus que nosotros apodamos “Colacho”.
Como verán, una tradición es algo que vamos creando. Halloween NO ES TICA, repito, pero igual podemos irla incorporando y hacerla nuestra, de una u otra manera. La idea de montarla sobre las mascaradas es interesante. Igual aquí hay fiestas de disfraces. Mandar a los niños vestidos a recorrer casas no es tan buena idea en algunos lugares.
¿Estamos claros?

Deja un comentario