Padre

Fuiste la mitad de la chispa que comenzó mi vida
¿Qué puedo hacer para agradecerte?
Vi que mis triunfos te alegraban y enorgullecían
Que mis fracasos te dolían y mis lágrimas te lastimaban
Año tras año tus labios temblorosos
Se hacían sonrisas cuando llegaba con un regalo
De esos que hacemos en la escuela con cosas sin valía
Pero tú amabas el gesto, sabías que te quería.
Te pude haber dado todo, pero tú me diste la vida
¿Cómo poder compensarte?
Avanzado mi tiempo, con hijo entre mis brazos,
Comprendo…
Que mi vida la pago al vivirla,
Al proceder con el bien que querías
Que soy tu orgullo, tu hijo,
Y que honrarte con mis actos
Salda lo que te debía.

Deja un comentario